Iglesia Principe De Paz

Guerra Espiritual

La Guerra Espiritual

Resumen del capitulo #7 del libro "Guerra Espiritual"

autor: Dean Sherman

La jerarquía de Satanás y sus planes de batalla

  Sabemos quienes componen el reino de las tinieblas: Satanás y sus demonios. Necesitamos considerar como opera su reino para no ser ignorantes de sus maquinaciones (II Corintios 2:11).

  La manera de operar de Satanás se puede describir mejor como un asalto de tres componentes sobre el mundo.

Componente #1: La jerarquía de Satanás

  El primer componente del asalto es una jerarquía. Está allí para supervisar y controlar los acontecimientos en el mundo. Como príncipe de este mundo, Satanás tiene estrategias de gran alcance. Al igual que cualquier jerarquía hay diferentes funciones. La Biblia describe tres funciones del reino de las tinieblas, y estas son: gobernadores, principados  y potestades.

Gobernadores

  La Biblia usa palabras como "tronos", "dominios", "autoridades" y "gobernadores". Estas palabras describen los puestos desempeñados por los seres espirituales.  Gobernar tiene que ver con ejercer opinión o voluntad sobre otros. Es importante entender como consigue entrada el enemigo en la tierra para ejercer su opinión sobre la voluntad de los hombres.

  Jesús habló en Mateo 16 acerca de las  "puertas del Hades". Las puertas de una ciudad era el lugar donde los líderes se sentaban para adoptar las decisiones que gobernaban al pueblo. El equivalente moderno de "puertas" serían el municipio, o el congreso, el parlamento, la casa presidencial;  cualquier lugar donde se adoptan las decisiones corporativas importantes. Satanás infiltra las existentes estructuras de autoridad para tratar de gobernar a través de ellas. ¿Y cómo lo hace? Satanás sigue usando la misma táctica que usó en el huerto del Edén. Satanás consigue la entrada para gobernar mediante las elecciones equivocadas y egoístas de los hombres y las mujeres.

  Si "puertas" se refiere a la elección que hacen las autoridades entonces los "muros" son un símbolo bíblico para la protección de la autoridad de la sociedad.  Satanás ve las estructuras legítimas de nuestra sociedad. El sabe que si están funcionando debidamente, él no puede gobernar. Los muros de la autoridad lo excluyen. Si los muros están en mal estado, él puede gobernar y lo hará. Se puede infiltrar. Satanás gobierna donde no hay autoridad o sujeción a la autoridad. Al grado que estas instituciones se desmoronan, así gobierna él. Es fácil entender por qué los matrimonios, las familias y las iglesias están hoy bajo tan violento ataque.

  El Antiguo Testamento es el manual máximo sobre la guerra espiritual. Las batallas que se libraron entonces en la dimensión terrenal son exactamente las mismas que libramos hoy en el mundo invisible. Satanás incitó e infiltró a ejércitos de carne y sangre para destruir a Israel. Hoy todavía intenta destruir al pueblo de Dios, y sus estrategias de guerra han cambiado poco.

  En la Israel del Antiguo Testamento, la gente vivía en ciudades. Las ciudades tenían altos muros para mantener fuera el enemigo. Si solo una porción del muro estaba derribada, los soldados enemigos podían entrar, saquear y matar. Cuando Nehemías regresó a la ciudad de Jerusalén, antes de construir su propia casa, la casa de Dios, o cualquier otra cosa, él reedificó los muros de la ciudad. Los muros de una ciudad eran la mejor defensa en un mundo hostil, y eran siempre primero en el orden de importancia.

  Estas ciudades antiguas son una figura histórica de lo que enfrentamos ahora en el mundo invisible. Satanás se ocupa con eficiencia de destruir los muros de tres maneras:

  1. El liderazgo sin Dios

      Cuando los líderes no viven y gobiernan de acuerdo con los principios bíblicos y de acuerdo con la voluntad de Dios, los muros de su autoridad se derrumban. Se le permite a Satanás que gobierne por medio de ellos. Por ejemplo, si un juez es corrupto y no teme a Dios, él abdica su liderazgo a favor de los poderes de las tinieblas, todos los que están bajo su autoridad están expuestos al ataque de Satanás. Lo mismo es cierto en todas las estructuras de liderazgo. El liderazgo sin Dios destruye los muros y permite a los gobernantes del mundo invisible que gobierne. Y ellos nunca pierden la oportunidad.

 Por eso I Timoteo 2:1,2 nos encarga orar "por todos los que están en eminencia". Toda autoridad está bajo ataque, porque el enemigo quiere mandar. Tenemos que fortalecer sus muros. Necesitamos orar por nuestros gobernantes. Y como líderes nosotros mismos, necesitamos ser fuertes y dirigir con integridad. Si por el contrario, constantemente socavamos la autoridad, estaremos colaborando con la causa de Satanás.

  2. La negligencia

 Otro destructor de los muros es la negligencia: líderes que no guían. Hay esposos que no se conducen como esposos, padres que no cumplen con su función, maestros que no enseñan. Hasta donde dejamos nuestras responsabilidades como líderes dejamos un vació para que los gobernadores de las tinieblas manden en nuestro lugar.

  3. La rebeldía

 El tercero y más común destructor de muros es la rebeldía. I Samuel 15:23 dice que "como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación". Esta comparación es muy seria. La rebeldía es una actitud del corazón que dice "no necesito de reglas. No necesito de líderes ni de nadie que me diga lo que tengo que hacer".

  Dicho en otras palabras, el espíritu de rebeldía es el rechazo a la autoridad. Es el deseo de quedar libres de cualquier cosa impuesta sobre nosotros. La razón por la que es como hechicería es porque la rebelión da entrada a Satanás. La rebelión y la hechicería cumplen lo mismo en las estructuras de gobierno y en las vidas individuales: Ambas tratan con los poderes de las tinieblas.

 "Sométase cada persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten; acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues no temer la autoridad? Haz lo bueno y tendrás alabanza de ella (Ro. 13:1-3).

  Romanos 13:1 no dice que toda autoridad no sea piadosa. No todas son. Tenemos policías, jueces, presidentes, pastores y padres corrompidos. Pero el puesto de autoridad fue establecido por Dios. Es su voluntad que hayan estructuras de autoridad y que todos estemos en sumisión a los que ocupan puestos de liderazgo. Los líderes en sí pueden ser malignos, pero los puestos que ocupan existen como muros de protección.

   De acuerdo con Romanos 13:3 la autoridad en sí misma impide y  retarda la maldad. Es causa de temor a los malhechores. El diablo es detenido por los muros de autoridad que rodean las instituciones. Este es un principio universal de Dios que afecta a todo el mundo.

  ¿Significa esto que debamos escoger la obediencia a las autoridades mundanas por encima a la de Dios? No. En Hechos 4, Pedro fue llevado ante los sacerdotes por predicar el evangelio. Las órdenes de ellos estaban en conflicto directo con los mandatos de Dios. Pedro se negó a obedecerlos. Obedeció a Dios antes que al hombre, pero no atacó la autoridad del sacerdote. No respondió en rebeldía.

  Podemos disentir, confrontar y reprender en el Espíritu de Cristo cuando  necesitamos  hacerlo (Santiago 3:17,18). Pero nunca debemos derribar las estructuras u oponernos a los líderes meramente porque están en autoridad.

  Satanás tiene la mira a las familias, a los sindicatos de trabajadores, y a los países.  Cuando albergamos la rebelión, cuando tratamos de derrocar la autoridad, nos convertimos en aliados del diablo. 

Nuestra respuesta

  ¿Qué debemos hacer ante el intento de Satanás de derribar los muros? Ezequiel 22:30 dice: "Busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha..." Dios busca hombres y mujeres que reedifiquen los muros mediante la oración intercesora. Las estructuras de la sociedad se derrumban. Debemos ponernos en la brecha intercediendo ante Dios a favor de nuestras ciudades, familias, escuelas e individuos, y no permitir entrar al enemigo. Somos llamados a ponernos en pie y reparar el daño en los muros de la sociedad mediante la guerra, la oración y el involucramiento (Isaías 58:6-12).

Principados

  La segunda función entre la jerarquía demoníaca es la de los principados, llamados con frecuencia como "espíritus territoriales". Los principados son seres con vastas extensiones de influencia dentro del reino satánico. Un "príncipe" es un líder con título; el sufijo "ado" tiene que ver con la geografía y la demografía. Geografía es el estudio de las extensiones de tierra, y demografía es el estudio de cómo se agrupa la gente en la sociedad. El término principado revela un aspecto muy significativo en el acceso de Satanás a nuestro planeta. Satanás despliega sus fuerzas de acuerdo con el mapa del mundo.

  El reino de las tinieblas está bien organizado como el mejor ejercito militar del mundo. Satanás tiene un plan de batalla particular para cada zona geográfica y para cada grupo humano. Poderes de las tinieblas específicos son asignados a regiones  y gente específica (Daniel 10:12-14).

  Los planes de Satanás de gobernar al mundo han comenzado con buenos mapas. El ve el mundo en sectores. El ve imperios, naciones, regiones, ciudades, barrios y vecindarios. El considera la densidad de población rural y urbana. Conoce bien las razas, las nacionalidades, las tribus, los clanes y las familias. Satanás es también un estudioso de los grupos de idiomas, dialectos de la herencia cultural y del linaje étnico. El conoce toda sociedad, organización y asociación. Satanás conoce su campo de batalla. El conoce a su enemigo, y está bien preparado para la lucha.

  Satanás despliega sus fuerzas  y formula sus estrategias de acuerdo con el mapa. Si vamos a tomar en serio la guerra espiritual, es absolutamente imperativo que nos familiaricemos con la geografía y los grupos sociales en este planeta.

  A la luz de nuestra gran comisión de "Ir por todo el mundo", orar por todo el mundo debiera ser nuestra primera respuesta, y nuestro primer compromiso para ganar el mundo para Cristo. Orar por la gente de todo el mundo es la responsabilidad de todo creyente.

  La iglesia puede bloquear los poderes de las tinieblas a través de la guerra espiritual. Podemos entablar combate con el enemigo y entorpecer sus estrategias específicas para la gente, siendo específicos con nuestras oraciones. Atajar al enemigo según  sus estrategias geográficas y demográficas. Para nuestra ofensiva, la iglesia debiera estar orando geográficamente y planeando estrategias para ganar todas las zonas y todos los grupos sociales para Cristo.  El enemigo ha hecho estragos en todo el mundo. Países enteros están esclavizados, casi sin testimonio cristiano, debido a que nosotros, la iglesia, no hemos combatido específicamente a Satanás. No hemos conocido la manera como él ha estado haciendo el trabajo en el mundo. Hemos ignorado sus estratagemas.

  Sin embargo existen regiones enteras, que eran resistentes al evangelio, cambiar notablemente como resultado directo de creyentes que oran geográficamente y específicamente. Por ejemplo, Rumania.

Potestades

  La tercera función en la jerarquía de Satanás es de "potestades" o "fortalezas". Estas se refieren a géneros de maldad y a los demonios consignados a esos pecados.  Indica un esfuerzo concentrado hacia el aumento  de ciertos males.

  ¿Cómo es que un diablo derrotado tenga tal dominio en la tierra? El está activo en nuestra sociedad en la medida que la gente esté pecando y viviendo egoístamente. El tiene exactamente la cantidad de autoridad  que le damos cuando vivimos en oposición a la voluntad  de Dios. La actividad de Satanás está determinada  también por la naturaleza de nuestro pecado. La manera en que pecamos le permite a Satanás ejercer influencia en conexión con esos pecados. El usa "comisiones de poder", o fuerzas demoníacas comisionadas de acuerdo con el tipo de mal  al que nos entregamos. De esa manera tenemos potestades de codicia, homosexualidad, depresión, miedo, brujería, etc. Puede haber tantas potestades como hay pecados.

  Una ciudad y un país pueden colectivamente entregarse a la lujuria u otros pecados  y a causa de esto formarse una comisión de poder de esos pecados en particular. Por eso una ciudad puede caracterizarse como la capital de la pornografía, mientras que otra puede ser conocida por sus actividades ocultistas, un centro de codicia en los juegos de azar.

  Las comisiones de poder entran en las familias también cuando estas se entregan a pecados en particular. Hasta las iglesias pueden tener comisiones de poder. Una iglesia con una historia de divisiones y contiendas puede tener una comisión de poder de división y contienda. Países, ciudades, grupos sociales y hasta individuos pueden tener comisiones de poder. En algunos casos, las luchas de un pueblo o lugar se pueden trazar cientos de años atrás.

  En la guerra espiritual, Dios nos puede mostrar la naturaleza de las potestades en una situación en particular, en hogares, ciudades y naciones para que tomemos acción sobre ellas.

  Tres cosas que debemos hacer:

 1. Evitar su influencia

      Si nos encontramos en una casa donde hay contiendas o conversamos con una persona contenciosa debemos tener cuidados de no ser atraídos a la contención. No discutamos de religión o con ningún miembro de sectas, como los testigos de Jehová, o los mormones. La contención jamás ganará a nadie para Cristo porque es el mismo espíritu bajo el que operan estos grupos. Debemos compartir a Cristo bajo el espíritu de verdad.

2. Orar específicamente contra las potestades de espíritus

      Dios nos mostrará el espíritu en particular que ejerce su influencia para que nuestras oraciones sean específicas. Por ejemplo, cuando vemos un patrón de esclavitud en una familia por generaciones, necesitamos reconocerlo sencillamente y entonces, en oración ordenarlo que se rompa en le nombre de Jesús. Si es una potestad sobre una región más amplia, como una nación, se necesitará más personas orando en unidad por un tiempo más largo para hacerlo retroceder

3. Vivir en el espíritu opuesto

      Vivir en un espíritu opuesto significa que cuando veamos prevalecer la codicia en una situación, nos volvamos generosos; desde luego bajo la dirección del Espíritu. Si nos encontramos deprimidos, decidimos alabar a Dios y regocijarnos en todas las cosas. Si vivimos contrarrestando con un espíritu opuesto a las potestades de las tinieblas y a la gente, nos abriremos paso y cambiaremos lo que está allí, derribando esas potestades. Dios no nos llama a actuar ocasionalmente contra las potestades, sino a vivir diaria y total y completamente ocupados en la guerra espiritual.

  Si no reconocemos las potestades específicas en un lugar, podemos volvernos susceptibles a su influenc

  Otra cosa que debemos percatarnos respecto a la jerarquía de Satanás sus gobernadores, principados y potestades es que esta división no es inflexible. A veces una potestad puede también ser un gobernador, ejerciendo dominio sobre una estructura humana de autoridad. Una potestad puede ser también un principado. El mismo demonio puede tener varias funciones.

  Debemos pedir al Espíritu Santo que nos revele la manera de obrar de Satanás en un lugar o situación. Simple obediencia en la oración es muchísimo más importante que los intentos de definir las intrincadas categorías del mundo espiritual.

 

Que significa ponerse la armadura

  Muchas veces he escuchado a hermanos exhortar a otros a "ponerse la armadura" como si con el solo hecho de leer el pasaje o mencionarlo pudiera protegernos de cualquier ataque del enemigo. A través de los años hemos hecho varios estudios sobre Efesios 6:10-18. Hemos leído y estudiado libros que hablan del tema, pero nunca nadie nos había explicado en detalle como Charles F. Stanley en su libro "Cuando el Enemigo Ataca" lo que cada pieza de la armadura requiere de nosotros. Ponerse la armadura significa revestirse de Cristo cada día. Si andamos bajo a su voluntad y guía en todo momento estaremos seguros y ninguna arma forjada contra nosotros prosperará porque esta es la herencia de los que le sirven (Is. 54:17) Le exhorto a copiar "Poniéndose la Armadura", a leerlo cada mañana y aplicarlo durante el día.

 

 Poniéndose la Armadura 

Señor por fe esto es lo que estoy haciendo ahora mismo para prepararme para el día que me espera. Me pongo el cinturón de la verdad. Te pido que me muestres muy claramente lo que debo aceptar en mi vida y lo que debo rechazar. Ayúdame a ver con claridad los motivos de otras personas a medida que tratan conmigo y que conversan conmigo. Ayúdame a caminar en tu verdad, tomando decisiones y realizando elecciones de acuerdo a tus planes y propósitos para mi vida. 

Me pongo ahora la coraza de justicia. Guarda mis emociones hoy. Protege mi corazón. Ayúdame a tomar en mi vida solo las  cosas que son puras y nada que sea venenoso o contaminante. Ayúdame a vivir en integridad y a tener una reputación basada en hacer, decir, creer, pensar y sentir todo lo que es recto. Ayúdame a vivir en una relación recta contigo, cada momento del día que tengo por delante.  

Me estoy colocando el calzado espiritual, mis botas espirituales. Ayúdame a pararme y a caminar en tu paz y a avanzar de maneras que traiga tu paz y tu amor a otros. Ayúdame a tener la  completa confianza y seguridad que vienen  de saber que estoy lleno de la paz que solo tú puedes dar a aquellos que son tus hijos tuyos. Ayúdame a ser un pacificador. Muéstrame dónde y cómo caminar como caminarías tú. 

Ahora tomo el escudo de la fe. Ayúdame a confiar en ti para que seas mi Victoria en cada esfera de mi vida hoy. Ayúdame a confiar en que me defenderás, proveerás y me mantendrás seguro cada hora de este día. 

Me pongo ahora el yelmo de la salvación. Guarda mi mente hoy . Tráeme a la memoria todo lo que has hecho por mí como mí Salvador. Permíteme vivir en la esperanza  y la confianza de que tú me estás salvando, rescatando y liberando del mal.

Ahora tomo la Espada del Espíritu, la palabra de Dios. Tráeme a la memoria los vesículos de la Biblia que he leído y aprendido de memoria, ayúdame a aplicarlos a las situaciones y las circunstancias que enfrentaré. Que pueda usar tu Palabra para traer tu luz a las tinieblas de este mundo y para derrotar al diablo cuando venga a tentarme.

Padre, quiero estar completamente vestido con la identidad de Jesucristo hoy. Estoy en Cristo y él está en mí. Ayúdame a darme cuenta totalmente y aceptar que Él es mi Verdad, mi Justicia, mi Paz, mi Salvador, la fuente de mi fe y él siempre presente Señor de mi vida. 

Quiero traer gloria a tu nombre hoy. Todo lo pido en el nombre de  Jesús.

Amén.

 

Salmo 149

(Salmo del guerrero espiritual)

!Aleluya! !Alabado sea el Señor! 

Cantad al Señor un cántico nuevo,

Su alabanza sea en la comunidad de los fieles. 

Alégrese Israel en su Hacedor;

los hijos de Sión alégrense en su Rey

alaben su nombre con danza;

con pandero y arpa a Él canten.

Porque el Señor tiene contentamiento en su pueblo;

hermoseará a los humildes con su salvación. 

Regocíjense los santos por su gloria,

y canten aun sobre sus camas.

Exalten a Dios con sus gargantas,

y espadas de dos filos en sus manos,

para ejecutar venganza entre las naciones,

y castigo entre los pueblos;

para aprisionar a sus reyes con grillos,

y a los nobles con cadenas de hierro;

para ejecutar sobre ellos el juicio decretado;

gloria será esto para todos sus santos.

¡Aleluya!

 

  Celebración de la victoria

149:1-5. La Iglesia Jubilosa

1 ¡Aleluya! Canten al Señor un cántico nuevo, alábenlo en la comunidad de los fieles.

2 Alégrese Israel en su Creador; regocíjense los hijos de Sion en su Rey.

3 Alaben su nombre con danza; cántenle alabanza con pandero y lira.

4 Porque el Señor se deleita en su pueblo; a los humildes concede el honor de la victoria.

Un cántico nuevo sugiere que se da una situación que tiene todas las marcas de una victoria, incluido el modo corriente de celebrarla en esa época, por medio de la danza y el pandero (cf. Éx. 15:20; Jue. 11:34; I S. 18:6). El autor siente que vive en una situación nueva, siente la necesidad de componer un canto nuevo para expresar dicha situación. Aquí la escala es mundial (7ss), y evidentemente estamos cantando acerca de un  acontecimiento que es nada menos que el reinado de Dios, como en los Sal. 93, 96-99 (cf. el "cántico nuevo" de 96:1; 98:1; cantos de la nueva era).

5 Regocíjense de gloria los fieles, canten con gozo sobre sus camas.

Los fieles figuran en el salmo como un grupo devoto y combativo.

a) Devotos: ejercen su devoción cantando, celebrando y festejando, alabando y tocando instrumentos musicales, glorificando y jubilando a su Dios. Cantan y danzan al son de la lira y el pandero.

b) Combativos: el verso 6 lo canta con energía: "En sus gargantas los vítores a Dios, en sus manos espadas de dos filos". Nos recuerda otra famosa expresión de Nehemías 4:11 "Con una mano trabajan y con la otra empuñan el arma".

5. Las camas puede aludir al acto de reclinarse durante una comida de celebración (cf. también el "himno" Salmo 118 cantado en Mr. 14:26), especialmente si el tema del festejo es la victoria final de Dios.

En nuestro contexto yo diría que la cama es uno de los lugares donde podemos ser más vulnerables a los ataques del enemigo o más sensibles al Espíritu de Dios. Es el lugar donde vamos cuando nos sentimos tristes, cansados o con sueño, o simplemente estar a solas y meditar. El hecho de estar en la cama descansando, llorando, orando o meditando y erguirnos sobre ella alabando a Dios y usando la espada del Espíritu para traer justicia y salvación a las naciones me habla de alguien que ha sido iluminado por Dios y se ha levantado en el poder de Su fuerza para interceder y hacer guerra espiritual (Ef. 5:14; I Ts. 5::4-6, 10; I Pd. 4:7; 5:8; Ap. 16:15). Esto nos habla de la victoria que Cristo ha ganado para nosotros en el Calvario.

149:6-9. La Iglesia Militante.

6 Sean los loores de Dios en su boca, y una espada de dos filos en sus manos...

7 para ejecutar venganza en las naciones, y castigo en los pueblos;

8  para atar a sus reyes con cadenas y a sus nobles con grillos de hierro;

9 para ejecutar en ellos el juicio decretado: esto es la gloria para todos sus santos. ¡Aleluya!

En términos de una guerra santa, como los que aluden a Israel en lucha contra los cananeos, cantamos acerca de la retribución que sobrevendrá a los enemigos de Dios. Como nación, Israel debió encargarse de ejecutar este juicio en forma literal al entrar en la tierra prometida; en el día final los ángeles, las huestes del cielo, acompañarán a nuestro Señor en el juicio (II Ts. 1:7ss; cf. Ap. 19:11ss). Por contraste, los enemigos de la iglesia no están constituidos por "carne ni sangre...sino huestes espirituales de maldad"; y las armas con que cuenta la iglesia no son las de este mundo. Nuestra espada de dos filos (Ef. 6: 17) es la Palabra de Dios, creada para derribar fortalezas, (argumentos o especulaciones) y toda altivez que se levanta contra el "conocimiento de Dios". El equivalente nuestro a aprisionar reyes con grillos (8), es el llevar "cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (II Co. 10.5; cf. Ef. 6:12; He. 4:12). El Apocalipsis, pese a todas las imágenes terribles del juicio, describe la victoria de la iglesia como consecuente con la del Calvario. "Han vencido por medio de la sangre del Codero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Ap.12:11).

Este es el juicio decretado por la cruz contra el "príncipe de este mundo" (Jn. 16:11), que es el poder que apoya a los reyes mencionados en el v.8. Dios ha decretado gloria...para todos sus santos en un nivel más elevado que el que podía percibirse claramente en la época veterotestamentaria. Esos son los laureles de la verdadera guerra santa. 

Gobiernen el Mundo

"Dios Llama"

Agosto 12

  Acuérdense no hay oración sin respuesta. Recuerden que apenas algo les parezca mal, o las acciones de una persona no sean lo que ustedes creen que han de ser, en ese momento comienza su obligación y responsabilidad de orar porque se corrijan esos errores, o porque esa persona sea diferente.

  Enfrenten sus responsabilidades ¿Qué es lo que está mal en su país, en sus políticos, sus leyes, su gente? Mediten en silencio y hagan de estos asuntos el motivo de sus oraciones. Verán que cambian vidas que jamás han tocado, que se hacen leyes a su pedido, que  desaparecen males.

  ¡Sí! vivan en sentido extenso (Isaías 54:2,3). Vivan para servir y salvar. Quizás jamás salgan de una habitación, y aun así, pueden llegar a ser una de las fuerzas más poderosas del bien en su país, en el mundo.

  Quizás nunca vean la poderosa obra que hacen, pero yo sí la veo. ¡Oh, es una vida gloriosa, la del que salva!

Trabajen junto a mí. Perciban esto cada vez más. Amen conmigo, compartan mi vida.

 

"El Campo de batalla de la Mente"

Resumen del libro de Joyce Meyer

1ra. Parte

  Comenzando a leer este capítulo, viene a mi mente señalar determinados puntos por considerarlos importantes.

  • 1. Estamos enfrascados en una guerra.
  • 2. El enemigo: Satanás.
  • 3. El campo de batalla: la mente.
  • 4. El enemigo se encarga de levantar fortalezas en nuestra mente.
  • 5. Lo hace a través de estrategias y engaños.
  • 6. El no tiene prisa. Toma su tiempo para llevar a cabo su plan.

  En II Corintios 10:4-5 Pablo nos enseña como lograr la victoria sobre las mentiras de Satanás usando la Palabra de Dios. Pasar tiempo pensando y reflexionando en los caminos de Dios dará una mejor cosecha (Sal. 1:3).

  Es de vital importancia tener una vida y mente positivas. En Romanos 8:5 se establece un paralelo entre los pensamientos de la carne y los del Espíritu. La mente debe estar alerta y abierta a la voluntad del Padre.

  La razón humana no permite muchas veces albergar esperanza (Hab. 3:18-19); pero en fe podemos esperar. Desarrollar pies de ciervas es caminar y no paralizarse en medio de las dificultades. Dios busca gente que vaya con Él hasta el final.

  Piensa en lo que ocupa tu mente y localizarás algunos de tus problemas y te encaminarás a la liberación muy pronto.

 2da. Parte

  El Espíritu Santo vive en nosotros, Él conoce la mente de Dios y uno de sus propósitos es mostrarnos  la sabiduría y la revelación del Padre; muchas veces esa revelación se pierde por una mente súper ocupada en: preocupaciones, ansiedades, temores, etc.

  Si nuestra mente se encuentra en esa situación, no puede recibir revelación de Dios.

  Una mente normal/espiritual es aquella que está en reposo, apacible, es decir, en paz, pero alerta para no recibir más carga.

  Cuando razonamos e imaginamos determinada situación dándole vueltas en la mente terminamos agotados y confusos. Surge la duda, siendo el obstáculo que el enemigo utiliza para debilitar nuestra fe y no seguir adelante.

  La fe es una fuerza espiritual. El diablo sabe que si Dios pone fe en nosotros para hacer algo y somos optimistas y perseveramos el daño a su reino sería considerable.

  La ansiedad y la preocupación son ataques a la mente destinados a distraernos de servir al Señor ( Mt. 6: 25-31).

  La Palabra de Dios cuando sale de la boca del creyente respaldada por la fe es el arma más poderosa para ganar contra la ansiedad y la preocupación.

  Cuando lanzamos los problemas a Dios, Él sabe que hacer con ellos. Nuestra actitud debe ser confiar en el Padre por completo y en el hombre discretamente (Jn. 2:23-25).

  La Palabra enseña en I Corintios 2:16 que tenemos la mente de Cristo, por lo tanto espíritu y corazón nuevos. Su propósito es llenarnos de vida (Jn. 10:10). Jesús siempre daba esperanza a todos los que lo rodeaban.

  Dios desea levantarnos, el diablo aplastarnos; éste nos deprime con las situaciones y los sucesos negativos de nuestra vida.

  Ser negativo no resolverá nuestros problemas, únicamente los agravará.

  Los pensamientos de una persona que funciona en la mente de Cristo estará en Dios y en toda su obra (Is. 26:3-4).

3ra. Parte 

  Una mentalidad desértica es un modo de pensar equivocado; hacerlo en esta forma no sólo afecta nuestra situación sino nuestra vida interior.

 Las malas actitudes son el fruto de malos pensamientos. Piensa y habla del futuro de un modo positivo de acuerdo con lo que Dios ha puesto en tu corazón y no con lo que has visto en el pasado o en el presente.

  Reaccionar favorablemente a las oportunidades que Dios ha puesto frente a nosotros a través de los dones recibidos es ser responsable. En Mateo 25 las parábolas de los Talentos y las 10 Vírgenes ponen en evidencia el sentido de responsabilidad ya que lo ilustra magistralmente.

  Tener poca capacidad para soportar cosas difíciles es una actitud que el enemigo pone en nuestra mente para que nos demos por vencidos (Dt. 30:11); es una conducta que surge cuando tratamos de hacerlo sin apoyarnos en Dios.

  Pensar correctamente nos arma para la batalla. La siguiente actitud nos da la victoria "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Flp. 4:13).

  Dios nos perdona cuando nos arrepentimos de todo corazón (Sal. 51). La verdad es un arma poderosa contra el reino de las tinieblas. Solo a través de ella podemos sentir una liberación gloriosa de toda atadura.

  Una actitud positiva es pedirle a Dios que nos muestre la verdad acerca de nosotros mismos y al fin poder salir del desierto y disfrutar de la Tierra Prometida.

                                                                                Esperanza Rodriguez 

 

"La Inmoralidad Sexual" 

Estudio sobre uno de los pecados más practicados hoy en día 

 ¿Qué nos habla la Biblia acerca de la inmoralidad sexual?

  Si existe un tema del cual Dios nos habla ampliamente y con toda claridad a través de toda la Biblia es el pecado. La Biblia comienza en el Génesis con la caída del hombre y termina en Apocalipsis con la venida de nuestro Señor Jesucristo para ejecutar juicio sobre los pecadores y dar su recompensa a los justos.

  El pecado del hombre ha sido la causa de Su venida al mundo para salvarnos a través del  sacrificio vicario de su Hijo.

  El Diccionario Bíblico Ilustrado Clie basándose en el relato de Génesis 3 nos dice: "el pecado es un acto de desobediencia, motivado por el deseo por parte del ser humano de establecer él mismo las normas y tomar una dirección que no es la de Dios" Esta es la característica más distintiva del concepto bíblico de pecado. El pecado trae como consecuencia la muerte y el sufrimiento y desata fuerzas contrarias al hombre y su felicidad (Romanos 6:23).

 Busque en el Diccionario Bíblico el significado de la palabra pecado.

 I. Relaciones sexuales ilícitas

Lea: Levítico 18:1-30

  En el Antiguo Testamento estas prácticas ilícitas se castigaban con la pena de muerte. Esta era la forma en que Dios guardaba a su pueblo haciéndole entender de una forma tangible la verdad expresada en Romanos 6:23 que "La paga del pecado es muerte". Así Dios los libraba de contaminarse con las prácticas paganas de los pueblos que le circundaban, las cuales les traerían como consecuencia tanto la muerte física como espiritual. Todavía el Espíritu Santo no había hecho residencia en ellos para enseñarles las verdades espirituales, su ley no había sido escrita en sus corazones (Jeremías 31:33). Todavía no eran recipientes del Nuevo Pacto.

II.  Dios llama a su pueblo a ser santo

Lea: Levítico 19:1

  De acuerdo con los diccionarios bíblicos la palabra santo viene de la raíz principal qd, con el significado de cortar o separar, por lo cual denota apartamiento, de aquí la separación de una cosa o persona  de su uso común y profano para uso divino. Las palabras bíblicas principales son en hebreo qados o qadosh (A.T.) y hagios en el N.T. La terminología neotestamentaria denota una distinción entre la santidad que es el propio Dios (Juan 17:11) y la santidad que pone de manifiesto el carácter de su pueblo "hagnos" (II Corintios 11:2).

Lea: Romanos 1:7;  I Corintios 3:16,17; 6:17-20; Efesios 2:19-23. 

 III.  Sodoma y Gomorra

Los hombres de Sodoma se caracterizaban por la práctica de la homosexualidad, de aquí surge el termino "sodomía".

Las ciudades de Sodoma y Gomorra se encontraban en la llanura de Sidin en la parte meridional de lo que es hoy el lugar más bajo de la tierra, el Mar Muerto a unos 400 metros bajo el nivel del mar. ¿Será esto una coincidencia?   

Lea: Génesis 18:1-5, 16, 17, 20-22; 19:1-15, 24-25; Judas v.7.

IV. ¿Qué llevó a Sodoma y a Gomorra a pecar contra Dios hasta el punto de ser destruidas?

Lea: Romanos 1:18-2:16

 En estos tiempos la complacencia con el pecado, la ignorancia e interpretación acomodada de las Escrituras, los razonamientos envanecidos de quienes se creen "sabios", el desconocimiento del carácter de Dios, y la predicación de una gracia barata desde algunos  púlpitos han llevado a  una parte del pueblo de Dios al lugar tan peligroso en que se encuentran hoy.

Lea lo que nos dice la Palabra de Dios sobre:

La ignorancia de la misma: Oseas 4:6; Mateo 22:29;

Su Interpretación: Lucas: 11:52; II Corintios 2:17; 4:2; I Timoteo 1:5-11; II Pedro 1:20; 3:16.

El desconocimiento del carácter de Dios: I Samuel 2:12; Jeremías 4:22; 8:7; 9:24; Juan 7:28; 14:8.

Los razonamientos vanos: Romanos 1:21; 8:5-8; I Corintios 3:18-20.

El costo de la gracia: Isaías 52:13-53:12; I Corintios 6:20; I Pedro 17-19.

V. Existe un balance entre Ley y Evangelio, entre la misericordia y la justicia divina y esto esta expresado en toda la Biblia.

Ley y Evangelio: Éxodo 1-20; Salmo 19:7ss.; Mateo 5:17-20; Romanos  8:1-17; Hebreos 10:19-31; 12:1-4, 12-29.

VI. Advertencias:

 Advertencia a la Iglesia contra la inmoralidad sexual.

Lea: I Corintios 6:12-20

 Advertencia contra los falsos maestros.

Lea: Mateo 15:14; Judas 1-8, 17-24; II Pedro 2:1-10; 12-22.

 Advertencia a los fieles.

Lea: II Pedro 3 

VII. Promesa a los fieles:

Lea: Apocalipsis 21:1-8; 22:11-17

                                                

                                    Eva Gallardo - Asociada en Ministerio

 

"El Campo de Batalla de la Mente" 

"Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo"

  II Corintios 10:4-5 

  El  domingo 1ro. de  noviembre nos embarcamos en la excitante aventura del estudio del libro  "El Campo de Batalla de la Mente" de Joice Mayer. En este libro aprenderemos las tácticas que el enemigo usa para derrotarnos y como renovar nuestra mente a través de la Palabra y salir victoriosos en la lucha por llevarla cautiva a la obediencia de Cristo.

  Puede adquirir el libro en la mesa del Ministerio de Literatura que se encuentra en el patio de la iglesia o a traves de www.joycemeyer.org

  Cada semana saldrán las preguntas de la Guía de Estudio y el Bosquejo correspondientes al capítulo que estemos estudiando. Siéntase libre de copiarlas y usarlas para su estudio personal o en grupo.

  Si el cuestionario le parece largo, no se desanime, divida la lección en dos. Lo importante es que usted comprenda lo que lee, lo asimile y lo ponga en práctica.

 Cualquier pregunta de algo que no entienda por favor comuníquese con nosotros (Eva Gallardo pdpaz.org) y con mucho gusto le responderemos.

  La Guía de Estudio y el  Bosquejo los encontrará en la sección de Ministerios, "clic"  Escuela Dominical.

 

Se necesitan Intercesores

Por Andrew Murray

"Y vio que no había hombre, y se maravilló  que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvo su brazo y le afirmó su propia justicia". Isaías 59:16

  Desde los tiempos antiguos, Dios tenía en medio de su pueblo intercesores cuya voz Él escuchaba, y a quienes les concedía la liberación.  No obstante, aquí vemos un momento de tribulación en el que buscó en vano un intercesor. Y se maravilló. Piense en lo que esto significa: que Dios se maravillara de que no hubiera nadie que amara suficiente al pueblo, o que tuviera fe suficiente en su poder para liberarlo, como para orar a favor de ellos. Si hubiera encontrado un intercesor, los habría liberado; sin intercesor, descendieron sus juicios sobre el pueblo (Vea Isaías 64:7; Ezequiel 22:30-31).

  ¡Qué importancia tan infinita tiene el lugar que ocupa el intercesor  en el Reino de Dios! Ciertamente,  ¿no es de maravillarse que Dios les dé a los hombres tanto poder, y sin embargo, haya tan pocos que sepan apoderarse de su fortaleza y orar hasta que descienda su bendición sobre el mundo?

  Tratemos de entender esta posición. Cuando Dios realizó en su Hijo la nueva creación, y Cristo tomó su lugar en el trono, la obra de la extensión de su Reino fue puesta en las manos de los seres humanos. Cristo vive eternamente para interceder. La oración es el ejercicio más elevado de sus prerrogativas reales como sacerdote y rey en el trono. Todo lo que Cristo haría en el cielo, lo haría en comunión con su pueblo de la tierra.

  En su condescendencia divina, Dios ha querido que la oración de su pueblo preceda a la obra del Espíritu. El espera que la oración del pueblo revele la preparación de los corazones: dónde y cuanto de su Espíritu están preparados para recibir.

  ¡Cuán necesario es en estos tiempos que Dios haga surgir intercesores  fervientes y perseverantes! Aquellos creyentes que se quejan de que hay tan poco amor entre los cristianos, reconozcan que una de las principales señales de esto es el amor que les falta a ellos mismos si no oran mucho y con frecuencia por sus hermanos. Estoy profundamente convencido de que Dios anhela que  sus hijos, como miembros de un mismo cuerpo, se presenten cada día ante el trono de la gracia para hacer descender con sus oraciones el poder del Espíritu sobre todos los creyentes.

  En la unión está la fuerza. Esto es cierto también con respecto al Reino de los cielos. Dios domina sobre el mundo y sobre la Iglesia a través de las oraciones de su pueblo. El hecho de que Dios haga que la extensión de su Reino dependa de una manera tan grande de la fidelidad de su pueblo en la oración, constituye un maravilloso misterio, al mismo tiempo que una certeza absoluta. Dios pide intercesores, en su gracia, ha hecho que su obra dependa de ellos; Él espera por ellos.

Padre nuestro, ábrenos los ojos para que veamos que tú invitas a tus hijos a tomar parte en la extensión de tu Reino por medio de su fidelidad en la oración y la intercesión. Danos una comprensión tal de lo glorioso que es este santo llamado, que nos dediquemos de todo corazón a realizar este bienaventurado servicio. En el Nombre de Jesús. Amén.

 
Direccion

6375 West Flager Street
Miami, FL 33144

(305)244-2272
(305)264-9059

Gracias por sus donaciones para el sostén de esta pagina.

Usted está aquí  : Inicio | Recursos | Guerra Espiritual